sábado, 26 de marzo de 2011

Me rehúso al ADIÓS.



Cuando tengas que decirme adiós,
cuando decidas marcharte,
hazlo rápido,
huye,
vete... no voltees,
quizá la inseguridad pueda aprisionarte,
quizá el recuerdo sea muy fuerte,
quizá la llama del amor te consuma y quieras regresar,
quizá me quieras aún... quizá, quizá.

Y para mí no existen los términos medios,
estás o no estás,
es raro, sabes?
cuando mi mano se agita al compás del viento...
cuando tiernamente te digo adiós amor,
cuando mi voz se hace cómplice de un susurro,
cuando tengo la mirada perdida
el corazón hecho trizas y juro que te olvidaré,
regresas... mis pensamientos se pierden tan raudamente,
tan apresurados como cuando mi corazón presiente tu llegada.

Como cuando cae la noche
y mi alma enardecida desea tenerte,
cuidarte...
velar de ti y tus sueños,
ser parte de ellos y vivir en ti,
así de intenso, así de profundo es este sentimiento,
tan insólito, tan confuso, tan humano, tan complejo... así es este amor.

Quisiera pedirte que te quedes,
que no te vayas y me quieras,
que no me dejes y no mates mis sentimientos,
pero no DEBO, pues si amo... doy libertad,
y lo único que deseo es ver tu sonrisa,
que seas feliz,
que la vida te bendiga con amor y más amor,
porque lo mereces, porque yo te quiero y porque siempre,
siempre, siempre... desearé tu bien,
te desearé lo mejor,
es así que ve... huye,
el olvido se encuentra muy lejos,
el olvido se escondió,
el olvido no quiere ser encontrado, pues aquí vives mi amor.

Y quiero que sepas en esta fría madrugada,
que estoy pensando en ti,
que quisiera tenerte aquí conmigo,
que quisiera que me abraces,
ver tus ojos,
disfrutar de tu sonrisa,
poder besarte, abrazarte y decirte que todo estará bien,
pero no sé si pueda, no sé si deba,
quizá sólo deba dejarte callar,
pero este corazón es tan terco,
y mi razón tan sumisa a mi amor,
puede que esté un poco loca,
puede que lo esté,
son sólo efectos de mi enfermedad... de este mal al que llaman amor,
a este mal que quisiera ser bien.

Pero sin embargo te seguiré queriendo,
aunque mi corazón calle lo que guardo dentro,
porque no quisiera pedirte que te quedes,
pero sin embargo quisiera gritarlo,
pero qué hago... sino darte libertad,
aunque duela... aunque muera.

Ojalá no te vayas, ojalá no tenga que decir adiós.

lunes, 21 de marzo de 2011

Utilmátum.



Y vivo a la espera de tu fallo,
de tu ultimátum
de tu decisión definitiva y singular,
aquella se hace plural cuando se envuelven mis sentimientos,
cuando me acerco y te vas,
cuando me voy y regresas,
es tan confuso,
si te vas... yo me voy,
si me voy, tú te vas,
la paciencia limita en tu torpeza,
en tu atrevimiento al querer presionarme a ti,
al intentar sorprenderme,
en tus cortas notas,
en tus llamadas echadas al azar,
en tus detalles y en tu pésima forma de mostrar el amor,
el amor que pregonas,
las caricias que guardas para mañana,
cuando quizá ya no esté,
cuando quizá me haya ido,
no porque no te ame,
si no por amarte tanto que me duele,
que me hierve en el alma,
que satura mi mente
y efervece mi ánimo...

Pero si me pides que me quede una noche más,
estaré contigo,
más allá del infinito,
más allá de la vida,
más allá de la muerte,
donde el amor se hace eterno
donde una caricia vale millones,
donde un beso significa el amor,
donde decir te amo es absurdo,
porque todo lo dice,
porque el amor brota por los poros de tu piel
y se enjuaga en tus lágrimas cuando me quiero marchar,
pero dime qué más hago por ti,
dime qué otra cosa puedo hacer más que pensarte,
adorarte, quererte y apoyarte,
darte mi alma, mi amor, mis sentimientos, mi vida, mi cariño, mi todo amor...

Qué hago con mis labios que ruegan tu amor,
qué hago con mis sentimientos que se aferran a ti,
qué hago con los abrazos de bienvenida y de adiós,
qué hago con tu risa grabada en mi mente,
qué hago con los recuerdos bordados en mi alma,
qué hago con tus caricias tatuadas en mi piel,

Si te quierer ir... adiós,
si decides quedarte: bienvenido otra vez!!*

domingo, 20 de marzo de 2011

Utilmátum.

Y vivo a la espera de tu fallo,
de tu ultimátum
de tu decisión definitiva y singular,
aquella se hace plural cuando resumo mis sentimientos en un te amo,
cuando me acerco y te vas,
cuando me voy y regresas,
es tan confuso,
si te vas... yo me voy,
si me voy, tú te vas,
la paciencia limita en tu torpeza,
en tu atrevimiento al querer presionarme a ti,
en tus cortas notas,
en tus llamadaz echadas al azar,
en tus detalles y en tu pésima forma de mostrar el amor,
el amor que pregonas,
las caricias que guardas para mañana,
cuando quizá ya no esté,
cuando quizá me haya ido,
no porque no te ame,
si no por amarte tanto que me duele,
que me hierve en el alma,
que satura mi mente
y efervece mi ánimo...

Pero si me pides que me quede una noche más,
estaré contigo,
más allá del infinito,
más allá de la vida,
más allá de la muerte,
donde el amor se hace eterno
donde una caricia vale millones,
donde un beso significa el amor,
donde decir te amo es absurdo,
porque todo lo dice,
porque el amor brota por los poros de tu piel
y se enjuaga en tus lágrimas cuando me quiero marchar,
pero dime qué más hago por ti,
dime qué otra cosa puedo hacer más que pensarte,
adorarte, quererte y apoyarte,
darte mi alma, mi amor, mis sentimientos, mi vida, mi cariño, mi todo amor...

Qué hago con mis labios que ruegan tu amor,
qué hago con mis sentimientos que se aferran a ti,
qué hago con los abrazos de bienvenida y de adiós,
qué hago con tu risa grabada en mi mente,
qué hago con los recuerdos bordados en mi alma,
qué hago con tus caricias tatuadas en mi piel,
dime... dime.

Si es hora de partir... sólo márchate,
si quieres quedarte, bienvenido [b]nuevamente[/b] mi amor.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Son cositas pues.



Y quisiera compartir este cielo contigo,
este cielo hermoso que me recuerda a ti,
por el brillo que esparcen las estrellas,
por la felicidad con la que lo contemplo,
por el entusiasmo loco con que hablo de él.

Y amo este hermoso cielo,
este cielo lleno de nubes pasajeras,
nubes que asemejan humito,
nubes que son como el algodón,
suaves,
hermosas... incluso más que una flor.

si contemplo las estrellas,
se me viene a la mente el reflejo de tus ojos,
por esa chispa viviente,
por ese fuego incandescente que brotan de ellos,
por esa magia que desencadena el solo mirarte.

Y te quiero,
sé que te quiero,
te quiero como se aman las estrellas, la luna y el cielo,
como se quieren la magia, la ternura y el amor,
como se conjugan tu nombre y el mío, así te quiero y te quiero aún más,
porque te he querido querer queriendo, así queriendo quise querer.

Y no me preguntes por qué lo hago,
simplemente nació,
sin lógica
ni mucha tragedia,
es un sentimiento entusiasta,
lleno de vida,
pero al fin y al cabo...
te quiero porque te quiero querer.

domingo, 13 de marzo de 2011

Es un hecho.




El mundo no tiene color,
a modo de sarcasmo la melancolía cubre la ciudad,
increíblemente te pienso igual que ayer,
tal cual el amanecer donde apareciste y también te perdí.

Y aún recuerdo el día en el que te vi,
recuerdo claramente tus ojos y tu sonrisa,
dije: cielos, Qué criatura más hermosa,
pero callé... callé porque estas cosas no se pueden andar contando,
a veces los sueños no se cumplen, pensé,
así que si ya te diste cuenta, tú, tú o tú no lo digas... calla!

Me senté a contemplarte,
me embriagué de tu risa y tu extraño andar,
finalmente me sentí el ser más dichoso sobre el planeta,
sencillamente comencé a sentir cosas inexplicables,
a sonreir un poco más y a llorar... un poco menos!

Extrañamente he tejido sueños contigo,
noches de la mano,
caminatas por la plaza principal,
besos con la luna de testigo,
promesas vivientes en la eternidad,
contigo, siempre contigo,
risas al viento, pero esto,
esto es un amor furtivo, un amor volcánico,
un amor prematuro... pero sé que es amor.

Construyo un futuro tan fácilmente contigo,
pero temo por este corazón,
si el desconsuelo me atrapa esta vez no aguantaré,
mi corazón podría estallar y de él sólo quedarían recuerdos,
te pido que me salves si por un segundo pensaste en mí también,
si tu amor me corresponde... no lo calles.

Juro que vale la pena esperar si al final de la vía estarás tú,
misterioso, callado, extendiendo los brazos... yendo a mi encuentro,
si te encuentro con tremenda sonrisa que enceguece mi alma,
alborota mi calma... y mi corazón entusiasma,
si tus sentimientos son compartidos, no tengas temor de comentarlo conmigo,
pero ven, ignora las dudas,
la soledad es buena compañera, pero la prefiero de paso,
como quien no quiere la cosa...
y a ti, a ti te quiero para toda la vida,
haz que callen mis labios y entrégale consuelo a esta loca que no hace otra cosa que pensar en ti.

Con el fin de termirar esto,
te dejo un beso y un par de abrazos sueltos en la calle,
asegúrate que te lleguen,
esto de andar mandando mensajes con el pensamiento no sé si funcione,
pero vale la pena intentarlo :)!



Bueno, no sé... estoy feliz, tú cállate!

sábado, 5 de marzo de 2011

A ti... a ti no!


Y de pronto se asoma el arcoiris,
simulando unos rayos luminosos
aparece
tal cual truco de magia... magnífico!
y el cielo se regocija de la belleza esparcida,
de sus bellos colores, del hermoso contraste y de ti :)

Los límites de la felicidad hoy valen madre,
se han desvanecido,
hoy, sí, hoy... todo es posible,
y me creo heroína,
y sueño, sueño y te imagino sobre nubes de algodón,
envuelto en las más dulces sensaciones
y de hecho, el más grande amor.

Existen mil razones para quererte
y más de un millón para hoy sincerarme,
decirte lo que mi labios callan pero tu corazón presiente
que contigo deseo todo y que sin ti...  sin ti no quiero nada,
fácilmente se tienta a la muerte cuando uno dice lo que siente,
pero qué hacer con mis ganas de verte
y mis ansias de tenerte... de abrazarte tiernamente,
un día, dos días... desde hoy hasta el último suspiro.

Eres más que un motivo, una razón de ser y el destino,
eres lo que deseé y quedó en mi mente,
hasta que por fin supe reconocerte,
eres mi talismán y contigo no necesito la suerte,
pues el orgullo de quererte me hacen sentir más fuerte,
soy tan vulnerable a ti... no quieres ser la razón de mi existir?

Como un sueño será vivir este anochecer,
viendo los árboles mecerse al compás del viento,
en este invierno que me trae Diciembre,
viendo la lluvia caer enamorada,
desconcertada... queriendo rociar sus lágrimas alegres
sobre ti,
quisiera refugiarme en tus pensamientos y
ser parte de tu corazón,
que pasen mil siglos más... que dure la eternidad.