viernes, 7 de enero de 2011

Se va... se fue.

se va,
se va,
se fue…


Recuerdas aquel muchacho guapo que viste en la Av. Principal?
recuerdas esos ojos azules como el cielo de verano?
recuerdas su voz tenue y sus pasos seguros,
sus comentarios acertados y la paz que inspiraban sus palabras?

Se ha ido,
se ha marchado,
lejos de aquí... simplemente me ha dejado,
no nació para mí
y la gente me pregunta qué pasó,
simplemente callo y excuso su partida,
digo que volverá...

Volverá cuando las hojas caigan,
el mar se seque
y las estrellas pierdan su brillo,
en el fin de los tiempos y un amor como el suyo nunca encontraré.

Me pesa el no haberte dicho aguarda... me pesa el no haber dicho adiós.

nada


Tener el corazón roto o vacío es como tener un hueco hondo, muy hondo en el pecho, fatal.

Dejar a un lado el egoísmo,
no robarte una sonrisa,
entregarte sus caricías,
no apelar a mi cordura,
es que todo esto es una locura
si es que no te preocupas,
el problema y el detalle es ese,
ya he visto todo y se reduce en nada,
no sé si esté mal o esté bien,
siempre hay un "algo" tras tus lágrimas,
eres fuerte y lo noto,
pero uno no puede inmiscuirse en estas cosas, sabes?

Pido tiempo y paciencia,
pido tiempo por si daño tu tranquilidad,
pido perdón por si hago mal las cosas,
cierro los ojos y me olvido de todo.

Aunque si las cosas fuesen sencillas,
no le daría mucha vuelta
arriesgaría el todo por el todo.

Disonante


Yo también quisiera dedicarte mil poemas,
frases que no rimen
canciones disonantes
y dejarte un beso a media tarde.

Llenarte de te quieros y entregarte un amor sincero,
lanzar oraciones al viento
y dejar de anhelar aquellos besos,
aquellos que se apartan de mí cuando digo tu nombre.