jueves, 22 de abril de 2010

Mancha sobre una hoja en blanco.



Se desnuda el cielo, vuelve la humanidad
para qé buscarte más
a esta hora, en este lugar
también a las once exactamente en sta ciudad
ya no hay entes ideales, no hay más dioses
a los cuales adorar.

Casi todo es tan místico y salvaje, enfermizo,
cruel pero a la vez tan real
es como haber caído al fondo del infranqueable mar
como haber subido al alto cielo
a lo infinito y haberme dado de bruces con
una gran pregunta qe no puedo responder
y me aturde...
¿es qe aún existo pra ti?

Porqe ya mi velero se ha cansado de bogar en tu búsqeda
sin brújula ni equipaje
sólo mi cuerpo violentamente material y temporal
y con un alma qe tiene principio y no final.

Es extraño inspirarme tanto, si tú nunca
me leerás, claro qe no soy un poema,
ni un escrito,
soi una mancha en una hoja,
un papel qe sueña ser más qe letras...
más qe todo... más qe una tonta princesa medieval...