viernes, 14 de septiembre de 2012

Despedida número "N"



Y esta vez el aire no sólo recorre mi rostro y hiela mis manos,
si no esta vez también mi corazón,
he aprendido que quien no te busca no te quiere,
y yo ya dejé de esperar... de esperarte,
ya no quiero fingir una sonrisa,
ya no quiero decirle te amo al aire,
ya no quiero, duele, duele demasiado,
mis lágrimas casi se han agotado,
tal cual mi paciencia y mi buen ánimo,
no trates de exigirme algo,
vamos, con qué derecho lo haces?

Una mirada al vacío,
un grito mudo hoy no sirven de nada,
alguna vez te pienso...
ya no con las mismas ganas de ayer,
cuando parpadeante mi amor intentó acercarse a ti
y tú, tú... tú sólo atinaste a alejarlo,
a decirle no, a quitarle las alas a este amor que buscaba surcar el viento,
los mares,
conquistar una galaxia, cosas absurdas de una mente estúpidamente enamorada.

Adiós amor,
te dejo en libertad,
no se puede retener lo que no nos pertenece,
y yo te he ofrecido alas, te las he dado en una bandeja de plata,
que seas muy feliz,
yo ya lo aprenderé sin ti.