miércoles, 26 de enero de 2011

Despedida... ya no esperaré tu retorno!


No es tan fácil pretender olvidarte
No es tan fácil insinuar un adiós
aún dándome alas para llegar lejos
y descender lentamente,
así como llegaste te irás
aunque mi alma esté hecha ruinas
y mi corazón se haya ido contigo
Ya no suelo frecuentar lugares anteriormente recorridos,
ya no suelo tararear nuestra canción,
aquella que hablaba de amores eternos,
de detalles que hacían que quedáramos como bobos,
hoy un te quiero suena a silencio
y ya los besos saben a nada,
gracias por no despedirte de mí,
gracias por no escribir esa última carta
y tus mensajes en el contestador...
ya no puedo elegir pues te marchaste de aquí.

Y no pude.


Creí que mis sentimientos habían muerto
que mis prosas ya no rimaban
que mis sueños ya no eran nada
y que estaba sola en la nada...

Pensé que la luz ya no resplandecía
y que en el espejo yo ya no estaba
ya no necesitaba mentir
ya no necesitaba callar
sólo necesita tu presencia para poder estar
y así... seguir viviendo.

Este cruel sentimiento de sentirte solo
esta cobardía de no poder decirlo
y más allá de todo... la impotencia,
la impotencia de no poder decirlo,
ni la osadía de escribir tontas cartas,
llenas de corazones multicolores,
miles de te quieros tan pintones,
hoy ya no estás, te fuiste y no volverás,
pero sé que tu recuerdo en mi alma quedará.

10/02/06


Cómo empezar con esta historia de amor
cómo decirte que te quiero
cómo entrar en tu corazón?
cómo?
Si no sé... si me amas.

Quizá el amor se vuelva más puro
sabiendo que yo te quiero aún así si tú no me amas,
pero se vuelve aún más triste
porque tú no me dices nada.

Te entrego todo hasta mi alma,
hasta mi vida... mi mirada
por un abrazo tuyo y por esas dos palabras
que siendo tan cortas podrían alegrar a mi alma
y me brinda mucha calma.

Y te quiero a pesar de tu torpeza
algún día me dirás si te hice falta
el estar en la nada me mata
y si te miro a los ojos... estos me delatan.