miércoles, 29 de septiembre de 2010

No hay emoción...


Hay algo que te enciende el alma,
te llena,
te llama, pero no logra llegar al corazón.

A veces el corazón se encapricha,
te lo niega,
Y es que aún con todo eso... poco es nada y todo no es suficiente!*