lunes, 31 de agosto de 2015

30.

Aún cada noche antes de irme a dormir me pregunto por qué,
no es fácil,
no ha sido sencillo,
quisiera retroceder el tiempo, poder salvarlos,
qué podría haber hecho?
qué más podría haber dado por ustedes dos?
Qué?
qué más?
qué más que no haberles dado todo mi amor y por qué no la vida.

Habría dado mi propia vida por ver sus sonrisas,
tomar sus manos y decirles todo lo que siento,
todo lo que  guardo dentro de mí,
y me es injusto no gritarle al mundo entero lo que siento,
odio que me corten las alas y me digan que no es bueno.

Tú no sabes qué es bueno,
tú no sabes.



Los extraño como si fuera ayer...