domingo, 24 de abril de 2011

Ahora no.


Intentar entender lo errado, no es entender,
pretender vivir conforme a tu decisión mucho menos,
es hora de huir,
de callar,
de partir... de cerrar el corazón bajo mil llaves y buscar la salida.
tratando de no dejar espacios abiertos,
procurando parchar al mínimo los pedazos de lo que llamé corazón.

Pero no intentes mucho menos obligarme a hablar,
a confesar,
a gritar a los cuatro vientos lo que siento,
no ahora, cuando ya no me queda voz,
cuando me siento afónica,
cuando todo me duele,
cuando las flores de mi jardín se han marchitado,
cuando ya no siento confianza en ti,
cuando mi esperanza ha muerto.

No, no digas ahora lo qué sientes,
ya para qué?
por qué ahora?
eres tan egoísta... Je suis fatigué de vous
por favor, sólo da media vuelta, continúa tu rumbo y vete.

Mil veces me dije a mí misma: Ya déjalo,
ya déjalo... no te haces bien,
y mil veces mi estúpido corazón ignoró a mi razón,
como siempre... como ayer, mas no como hoy,
hoy que he decidido darle alas a mi libertad
e ir tras ella... a recorrer otros mundos,
a conocer qué hay más allá de lo que asoma,
simplemente voy de salida, adiós.

Y que en tu conciencia y en tu mente no habite la frase... Y si...
porque entonces no conseguirías nada,
para ese entonces estaré muy lejos,
como las estrellas, más allá del sol...
como ahora... como hoy.