jueves, 8 de julio de 2010

Incoherencias coherentes.


Ayer una vez más... alguien me recordó que mis problemas son mismísima mierda comparados con los que ellos tienen, y no es que me haya dicho "webona tus problemas... blah blah", si no que al escuchar sus lamentos, sentir su dolor y darme cuenta de qué tan infeliz era por el reflejo de su mirada, juro que rompió mi corazón en un sinfín de partecitas, sé que soy una persona super sensible, es solo que lo que me dijiste me conmovió tanto que habría hecho cualquier cosa por ti y lo sabes, porque sé que con mis palabras y mi cariño, además de la amistad que te ofresco pude hacértelo saber.

Sabes que las cosas pasan por algo, aunque al igual que yo odias justificar las cosas malas cuando suceden, pero así se dan las cosas y uno no puede hacer nada para remediarlo, leí por ahí que Dios no te da lo que buscas o lo que quieras, él nos ofrece lo que necesitamos y con ello debería bastarnos.
La verdad sería una tremenda mentirosa si en algún momento no dije, ¿Por qué a mí?,
lo hice y después siempre me doy cuenta que fui una tonta al hacerlo.

Pero si uno vive pensando en sus problemas, en lo que le sale mal, en lo insatisfecho que se encuentra con todo y que la esperanza murió junto con nuestra fe pues no hay duda alguna que todo le irá hasta las patas, hace falta motivarse, pensar bonito, ser optimista, pero sobre todo poner de nuestra parte para poder conseguir lo que tanto buscamos, anhelamos y demás.

Así que si tú también te encuentras con problemillas, no te ahogues en un vaso de agua y saca lo mejor de ti, haz posible lo imposible y date la oportunidad de estar bien :D

saludos.