viernes, 1 de marzo de 2013

En la distancia... te amo, más que ayer, más que nunca.


Mi amor,
te invito a contemplar mi cielo,
mi cielo lleno de estrellas resplandecientes que me invitan a
ser estrella para que puedas divisarme a lo lejos,
el cielo se encuentra un poco gris, un poco oscuro, un poco todo,
llueve desde que te marchaste,
llueve... La pena acongoja a su alma porque no estás aquí.

Hoy escuché tu voz, hoy pude oírte...
hoy nuevamente sonrío por ti,
hoy mi cordura se tiñe de locura,
por arte de magia,
una sonrisa se dibuja en mi rostro
y mis lágrimas caen de la emoción.

Te amo,
no hay frase más simple que esa,
no hay sentir más grande que ese,
eres mi vida, mi todo,
cómo no amarte
si al hacerlo me siento feliz.

Si tan solo comprendieras la magnitud de mis sentimientos,
de mi amor,
de mi sentir,
de mi admiración, podrías comprender también lo que daría por ti.

Aún recuerdo el primer día que te vi,
sentí que te amaría,
cómo olvidar aquellos ojos claros,
aquella mirada profunda,
aquellos ojos que lo decían todo sin decir nada.

Cómo olvidar tu forma de besar,
de abrazar,
de tomar mi mano al caminar,
cómo olvidar a alguien tan especial?




Eres más de lo que esperé mi amor... y no es una frase más del montón,
no mi amor, es sólo lo que siento y pienso,
estoy tremendamente enamorada y no me interesa,
quiero que se entere medio mundo, no tengo nada que esconder.