miércoles, 1 de diciembre de 2010

Al viejito.


Y ahora al saber que puedes marcharte,

se me parte el alma en mil pedazos,

nuestros recuerdos,

nuestras vivencias,

nuestro cariño inmaculado y silencioso se resquebraja,

se los lleva el viento,

se los lleva el tiempo,

no porque querramos si no porque lo olvidas,

mas siempre te tendré en mi corazón y pensamiento,

jamás osaré a olvidarte,

porque el olvido significa importar poco y jamás fue así, y sé que lo sabes,

aunque seas tan parco y renegón,

aunque seas tan loco-loquito,

no me imagino la vida sin ti,

no quiero imaginarme la vida sin ti,

para mí no es fácil decir se murió y punto,

no, no lo es ni será,

pueda que parezca una egoísta, pero no es así,

es sólo que no quiero dejar de verte :'(


La vida no es sencilla, DIOS jamás dijo que tuviera que ser así,

pero me duele abuelo, me duele y no quiero vivir eso,

no sé cuánto tiempo quede, pero odio escuchar a los médicos hablar,

no quiero saber nada con ellos, no.

Porque aún recuerdo tu sonrisa, tu mirada, tu voz y tus cabellos,

por favor no te vayas, por favor no nos dejes,

no quiero, no puedo... no!


Y si algún día llegarás a partir,

prométeme que no será pronto,

prométeme que no dolerá saberte perdido sin tiempo ni espacio.



Paccolo, mi Paccolo, no te vayas!!

No hay comentarios: