jueves, 2 de diciembre de 2010

Adiós abuelo... adiós.


Mi Paccolo, te has ido,
por qué mi Paccolo?
por qué?
no puedo contener las lágrimas ni evitar sentirme tan triste,
es que acaso aquel torbellino en mi corazón fue tu adiós viejito,
no consigo entender aún el hecho de saberte lejano,
no consigo creer que ya no te veré más
ni escucharé tu voz,
mañana será el peor día de mi vida,... un maldito día compartido,
no quiero decirte adiós, me cuesta tanto,
te quiero abuelo,
haré de cuenta que te fuiste otra vez de crucero qué se yo... a Hawaii,
aún recuerdo el brillo de tus ojos y tu voz a medias diciéndome cómo fue,
te quiero, ve con Dios mi Paccolo Paccolito mi abuelo.

Ojalá pudiera devolver el tiempo para verte de nuevo...
para darte un abrazo y nunca soltarte,
mas comprendo que llegó tu tiempo, que Dios te ha llamado para estar a su lado, así él lo quiso, pero yo nunca pensé que doliera tanto.

Yo te extrañaré, tenlo por seguro, cómo pensar que la vida puede terminar en un segundo, la vida es polvo, puede esparcirse en un momento,
nada trajiste, nada te llevas... sólo lo que había dentro.

Descansa en paz abuelo, descansa, ya nos encontraremos después en el camino, te quiero.

No hay comentarios: