lunes, 6 de septiembre de 2010

Anacronicidad.


Cuando me muera, créelo, es una mentira,
mi intangibilidad no es sinónimo de muerte,
sino la esencia que permanece
en la depresión de los poemas.

Cuando me muera, créelo, aún no existías,
y pienso en ti, ahora en tu ausencia
plasmada de mis intuiciones.

Sí, sé que existes y me amas
y adoro esta ausencia, transicional
de deseos tangibles y
añoramos de hombre e hijos buenos.

Existes, estás flotando en el aire
y te capturo pensándome como un boceto,
pero cuando termines de reconocerme
habrán pasado muchos años al llegar aquí.

Habré conocido el corazón puro, y la sapiencia
en un solo ser...
o son invocaciones en mi corazón solitario?

Habrá en esta lozanía de la piel
deseo más bravo que encontrarte tomando un té
al lado de una gran ventana
tu deseo es mi deseo, mas no olvides
no echar azúcar al mío.

1 comentario:

Anónimo dijo...

te amo jannita