miércoles, 9 de junio de 2010

Al depósito de fe.



Hay veces que mi alma se contempla con frío y
me pide a gritos al pasar por una iglesia;
o algún depósito de fe adornado
de aire subliminal o de misticismo medieval,
de duras paredes de cemento o de corto lugar.

Y existen excusas inexistentes para acallar,
y existen excusas que puedo acallar,
no es un fetiche,
no es el seudo Dios que tú conoces,
es un Dios al que desconozco y sé solamente que quiero creer,
no es que necesito buscar en un depósito,
sino que quiero ir al unísono de fe,
quiero ir al depósito de fe.

"Ver no es necesariamente creer".


18/02/2003 4:16am

No hay comentarios: